Genes definen comportamiento de padres entre animales: estudio

*En la naturaleza algunos padres son atentos y cuidadosos, otros dejan que sus hijos se las arreglen por sí mismos para sobrevivir….

jornada.unam.mx

En la naturaleza algunos padres son atentos y cuidadosos, otros dejan que sus hijos se las arreglen por sí mismos para sobrevivir. Un estudio realizado en la Universidad de Harvard, Estados Unidos, concluyó que los genes están detrás de esos comportamientos, lo que pone en entredicho la idea de que un hijo criado por un padre atento será igual en el futuro.

El equipo encabezado por Hopi Hoekstra y Andrés Bendesky descubrió que la atención y los cuidados que distintas especies de mamíferos dedican a sus crías dependen de la activación de unos genes específicos, de acuerdo con los resultados publicados en la revista Nature.

Los científicos investigaron dos especies de roedores: el ratón ciervo (peromyscus maniculatus) y el oldfield o de playa (peromyscus polionotus). A la primera los expertos la llaman promiscua, lo que significa que tanto machos como hembras se aparean con múltiples parejas y en cada camada las crías tienen distintos padres.

El oldfield es monógamo, por lo que todos los cachorros de una camada son del mismo padre. En la naturaleza, dentro de las especies monógamas la madre y el padre en general suelen participar en la crianza de los hijos; mientras en las promiscuas sólo las madres se hacen cargo de las crías, explicó Bendesky.

La investigación resaltó que las madres ciervo y oldfield son atentas con sus crías. Pero entre los padres de ambas especies hay comportamientos muy distintos.

Por ejemplo, los ratones oldfield construyen elaborados nidos para sus crías y los ciervo no.

Los científicos encontraron que las diferencias en esta conducta paternal entre ambas especies son heredables, por lo que realizaron un estudio genético con el que pudieron identificar 12 regiones del genoma involucradas en su estilo de paternidad.

Encontraron que un gen en particular está involucrado en la construcción de los nidos: el relacionado con la producción de vasopresina, un neurotransmisor que inhibe la edificación de madrigueras.

Encontramos que los ratones monógamos expresan mucho menores cantidades de este vasopresina, lo que rige su conducta.

Los investigadores se preguntaron si el comportamiento paternal de los ratones estaba relacionado con la forma en que sus padres los criaron. Para responderlo, tomaron crías de los ratones promiscuos y se las dieron a ratones monógamos y viceversa. Cuando las crías crecieron y tuvieron descendencia su comportamiento se parecía más al de sus padres biológicos que al de los adoptivos, lo que confirmó que su conducta era genética, explicó Bendesky.

Para conocer el papel de la genética en el comportamiento de los padres humanos se requieren realizar experimentos, dijo el experto. La cultura, la educación, tienen influencia en el tipo de cuidado que tienen los padres con sus hijos. Pero de lo que cada vez sabemos más es que los genes están involucrados en el comportamiento tanto de los humanos como en el de los otros animales. Sería sorprendente que en el comportamiento parental no hubiera una influencia de los genes, lo que no se sabe es qué tanta es.

Share
Bitnami