Marcha y sitio a la Casa Blanca al cumplirse 100 días de Trump

*Decenas de miles de personas marcaron los primeros 100 días de la presidencia de Donald Trump sitiando la Casa Blanca y marchando en resistencia a lo que llaman…

jornada.unam.mx

Washington.

Decenas de miles de personas marcaron los primeros 100 días de la presidencia de Donald Trump sitiando la Casa Blanca y marchando en resistencia a lo que llaman el ataque de Trump contra el planeta, este sábado en la capital, parte de una ola incesante de protesta popular sin precedente contra un nuevo mandatario.

En lo que comenzó como la Marcha del pueblo por el clima, se amplió para incorporar a sectores diversos que se sienten bajo ataque del gobierno de Trump. Con enormes mantas, pancartas hechas a mano, títeres y enormes globos, unas 150 mil personas (según los organizadores) avanzaron desde el Capitolio por la avenida Pensilvania, en el centro de la capital, para rodear la Casa Blanca y, finalmente, manifestarse ante el monumento a Washington, declarándose en resistencia contra el nuevo gobierno.

Ambientalistas, indígenas, estudiantes, abuelas, integrantes de Black Lives Matter, sindicalistas (telefonistas, empleados federales, de servicios y maestros, entre otros), científicos –muchos de los cuales tomaron las calles por primera vez la semana pasada en esta capital y cientos de ciudades más–, los Veteranos de Guerra por la Paz, monjes franciscanos y familias enteras llegaron de varios puntos del país (por ejemplo, unos 5 mil 500 arribaron sólo del norte de Indiana, otros cientos de Massachusetts y muchos más del sur del país) para encontrarse aquí en un festival de colores en defensa de los derechos fundamentales, incluyendo la garantía a un futuro para el planeta, ante un gobierno que rechaza la existencia del cambio climático.

Sinvergüenza, sinvergüenza, coreaban al pasar frente al nuevo hotel Trump, en la ruta entre el Capitolio y la Casa Blanca. Estamos aquí, tenemos calor, este planeta es todo lo que tenemos, coreaban otros. De pronto, al rodear la Casa Blanca, en las calles, la multitud se sentó y ofreció 100 golpes contra el corazón para expresar el repudio a un régimen que amenaza a la madre tierra y promueve el odio.

Avanzaron banderas y mantas, muchas en inglés y español, contingentes de varias naciones indígenas, una Coatlicue escoltada por danzantes, un contingente de ambientalistas de Appalachia, una bandera estadunidense boca abajo (señal de peligro), agrupaciones de diversas universidades, veteranos de luchas a lo largo de las últimas décadas junto con jóvenes y otros que participaban en una movilización por primera ocasión.

Estaban algunas estrellas entre los manifestantes –Leonardo DiCaprio, el ex vicepresidente Al Gore y el multimillonario Richard Branson, según algunos reportes–, mientras otras figuras se expresaron en varias partes del país.

El tema central era el cambio climático, en momentos en que el gobierno de Trump sigue promoviendo más exploración y explotación de hidrocarburos en tierras federales y costas (Trump firmó nuevas órdenes ejecutivas al respecto el viernes anterior), reduciendo o eliminando normas y regulaciones ambientales y contemplando retirarse de los acuerdos de París. Casualmente el día estaba por marcar récord como el más caluroso en esta fecha (el Departamento de Seguridad Interna de la ciudad de Washington emitió una alerta de hipertermia).

Hubo cientos de marchas y actos paralelos en el país –incluyendo en Nueva York, Chicago y Los Ángeles– y otras partes del mundo.

La resistencia está aquí para quedarse. Bienvenido a tu día 100, subrayaba una pancarta dirigida al ocupante de la Casa Blanca. Aparentemente estaba en su nueva residencia antes de viajar a Pennsylvania para festejar sus primeros 100 días de gobierno. Al cierre de la edición no hubo respuesta de Trump –ni un tuit– ante las protestas. Pero es casi seguro que pudo escuchar el rugido de la tormenta popular.

Share
Bitnami