Se desmorona el morenovallismo: Luis Banck rechaza candidatura

*El exalcalde de esta capital, Luis Banck Serrato, ubicado como uno de los principales prospectos del Partido Acción Nacional 

proceso.com.mx

PUEBLA, Pue. (apro).- El exalcalde de esta capital, Luis Banck Serrato, ubicado como uno de los principales prospectos del Partido Acción Nacional (PAN) para la candidatura a gobernador, anunció que no participará en los próximos comicios extraordinarios, lo que coloca al grupo morenovallista en vías de una posible extinción.

“Al tiempo de agradecer a todos quienes me han manifestado su apoyo en las últimas semanas, les comparto que no participaré en el próximo proceso electoral. Hago votos para que Puebla avance en paz y unidad”, escribió en su cuenta Twitter este miércoles.

El pasado domingo 20, el exalcalde renunció al cargo de jefe de la Oficina del Ejecutivo, que recibió de parte de Martha Erika Alonso Hidalgo al arranque de su gobierno.

Banck fue el único orador en el homenaje luctuoso que el pasado 25 de diciembre se rindió a Alonso Hidalgo y al senador Rafael Moreno Valle en la Plaza de la Victoria. Desde ese día fue considerado como uno de los actores políticos que podría reagrupar al morenovallismo, y la mejor carta para la gubernatura en las elecciones extraordinarias.

Su discurso de ese día causó polémica, pues al hacer un reclamo de “justicia” por la muerte los dos políticos poblanos –en un accidente aéreo ocurrido un día antes–, provocó que los panistas presentes abuchearan y gritaran “asesinos” directamente a la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, quien acudió con la representación del gobierno federal.

En los últimos días, el grupo político que conformó el extinto exgobernador Rafael Moreno Valle, quien siempre tuvo en la mira la Presidencia de la República, ha sufrido bajas, como la del exdiputado federal y principal operador político Eukid Castañón, quien anunció su retiro de la política poblana.

Pero el principal golpe para lo que queda del morenovallismo se registró el lunes 21, cuando la gubernatura interina quedó en manos del priista Guillermo Pacheco Pulido.

El jueves de la semana pasada, el dirigente nacional del PAN, Marko Cortés, reveló que él y otros dirigentes nacionales de los partidos que conformaron la coalición Por Puebla al Frente y que postuló a Alonso Hidalgo en los comicios del 1 de julio, participaban en una mesa de negociación con la secretaria de Gobernación.

En esa mesa, dijo, Sánchez Cordero había ofrecido a Acción Nacional que se respetaría “la tradición” de que el nombramiento del interino recayera en una propuesta presentada por el partido, supuestamente como una forma de respetar el triunfo que Alonso Hidalgo obtuvo en los tribunales.

El exgobernador Antonio Gali Fayad se reunió el domingo 20 con los integrantes de la bancada panista y con representantes de los partidos que formaron parte de la coalición para tratar de reagruparse e impulsar una misma propuesta para el interinato.

Hasta ese día se hizo oficial lo que ya se había manejado en versiones periodísticas: que el PAN pretendía que el interinato quedará en manos de Jesús Rodríguez Almeida, secretario general de Gobierno, quien a partir de la muerte de Alonso Hidalgo quedó a cargo del despacho de la gubernatura.

Ese mismo domingo, la Junta de Coordinación Política del Congreso local acordó proponer a la Comisión de Gobernación y Puntos Constitucionales una terna que incluiría dos propuestas provenientes del morenovallismo, pues además de Rodríguez Almeida estaba el diputado local con licencia Gerardo Islas Maldonado. La propuesta de Morena y el PRI era Pacheco Pulido.

El siguiente día, al momento de la votación, los diputados de Morena y el PT sacaron de la terna a Rodríguez Almeida, luego de señalar que no contaba con la ciudadanía poblana ni con la residencia mínima de cinco años que exigía la Constitución local para ocupar la gubernatura.

Sin mayor discusión, los panistas cedieron ante esta revelación “de última hora”. Luego fue eliminado Islas Maldonado, porque tampoco cumplía con el requisito de haberse retirado del cargo de diputado 90 días antes del nombramiento.

Después de que las dos propuestas del morenovallismo quedaron como inelegibles, la votación en el pleno fue casi unánime para designar a Pacheco Pulido.

Desde el martes 22, el panismo poblano, formado por morenovallistas y yunquistas, se ha desgastado aún más en acusaciones mutuas.

La dirigente estatal del PAN, Genoveva Huerta, decidió la destitución de Marcelo García Almaguer como líder de la fracción albiazul en el Congreso local, mientras hacía reclamos a los legisladores por no haber defendido la propuesta de Rodríguez Almeida.

En la prensa trascendió que había una carta emitida por el ayuntamiento de Atlixco que avalaba seis años de residencia de Rodríguez Almeida en esa localidad, sin embargo, en la sesión del Congreso nunca se mencionó ese documento.

Al quejarse de su destitución, García Almaguer, considerado operador de Moreno Valle en las redes sociales y medios de comunicación, dijo que nunca tuvo acceso, ni conocía de la existencia de esa carta de residencia que hubiera validado la candidatura del ahora exsecretario.

El diputado acusó a la lideresa estatal panista de haberle comunicado su destitución vía telefónica, sin respetar su derecho de audiencia.

Gerardo Islas Maldonado, otro de los activos del morenovallismo, cercano tanto a Moreno Valle como a Alonso Hidalgo y al exgobernador Antonio Gali Fayad, emitió un mensaje en el que pidió votar por Pacheco Pulido.

Para rematar, este miércoles el dirigente estatal de Movimiento Ciudadano (MC), Fernando Morales Martínez, otro de los aliados del morenovallismo, dijo que su partido aún no ha decidido si volverá a participar en coalición con el PAN en las elecciones extraordinarias de este año.

Indicó que la coalición Por Puebla al Frente quedó desintegrada, luego de que el 8 de diciembre el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación declaró el triunfo de Alonso Hidalgo, y con ello dio por concluido el proceso electoral de 2018.

Morales Martínez, hijo del exgobernador Melquiades Morales, uno de los padrinos políticos de Moreno Valle, dio su respaldo al interinato de Pacheco Pulido y dijo que ahora MC analizará si hace alianza con otro partido, si repite con el PAN o si contiende sólo por la gubernatura.

Aunque se mantiene la figura de Gali Fayad como interlocutor con todos los grupos y con el gobierno federal, y se maneja la posibilidad de que su hijo Antonio Gali López sea el candidato a la gubernatura, el grupo que conformó Moreno Valle ya está desarticulado y sin márgenes de maniobra para los comicios.

Cambios en el gobierno

Este día también se hicieron oficiales los nombramientos que hizo el gobernador interino y que incluyen a personajes allegados a Morena y a priistas provenientes del marinismo. Quedaron fuera los principales operadores del morenovallismo nombrados por Alonso Hidalgo, previo a su fallecimiento.

El diputado federal con licencia Fernando Manzanilla, del partido Encuentro Social (PES), fue designado secretario general de Gobierno. Al frente de la Secretaría de Finanzas estará el priista Jorge Estefan Chidiac, mientras que en la de Desarrollo Social fue nombrado el exfuncionario marinista Javier López Zavala.

En entrevista con el portal e-Consulta, el mandatario interino dijo que analiza la posibilidad de ratificar sólo a tres funcionarios que fueron nombrados por Alonso Hidalgo: Francisco Rodríguez Álvarez, en la Secretaría de Desarrollo Rural; Alejandro Cañedo Priesca, en Turismo, y Miguel Robles Bárcena, en la Secretaría de Educación Pública.

Share

Deja un comentario

Bitnami