El grave problema de los desaparecidos, sin solución por falta de voluntad política: ONG

*La falta de voluntad política, y no la de recursos materiales o presupuesto, es lo que hace que el gobierno de México no resuelva los miles de casos de personas desaparecidas, por lo que se…

jornada.unam.mx

La falta de voluntad política, y no la de recursos materiales o presupuesto, es lo que hace que el gobierno de México no resuelva los miles de casos de personas desaparecidas, por lo que se debe exigir que cumpla con esta obligación en vez de sólo admitir su incapacidad, señalaron integrantes de organizaciones especializadas en el tema.

Luego de que el pasado viernes un perito de la Policía Federal reconoció en un foro que el gobierno no sabe realmente cuántos desaparecidos hay porque sus instituciones se encuentran rebasadas, Valentina Peralta, integrante de la Red Eslabones por los Derechos Humanos, dijo que aunque está de acuerdo con ese diagnóstico, no es suficiente para resolver el problema.

El gobierno no puede simplemente decir que están rebasados. Si ya saben lo que está pasando, ¿por qué no han implementado en estos años todo lo necesario y hacer frente a esta situación? Qué bueno que lo reconocen, pero lo malo es que no están realizando acciones para erradicar el fenómeno, lamentó.

El hecho de no tener recursos materiales o económicos suficientes tampoco puede ser pretexto para no dar resultados, ya que los familiares de las víctimas han logrado encontrar fosas clandestinas con sus propios medios, sin capacitación ni medios tecnológicos, y así permitir que muchas personas encuentren a sus seres queridos. Más que falta de herramientas, es falta de voluntad, enfatizó.

Un balde de agua fría

Grace Fernández, de Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos en México, coincidió en que no basta con que el gobierno admita sus deficiencias para exculparlo de su obligación de dar resultados. Por tal motivo, recalcó que las familias de las víctimas insisten en la aprobación de una ley general contra la desaparición antes de que termine el actual periodo ordinario de sesiones.

Las instituciones (derivadas de esa norma) se tendrían que crear sin presupuesto, porque los legisladores nunca consideraron lo que necesitaba una comisión nacional de búsqueda o un sistema de registro de datos de desaparecidos. ¿Para qué designar presupuesto a algo que de todas formas no pensaban que fuera a salir en este periodo? Volvemos a lo mismo: no hay voluntad política, denunció.

Tras la emoción que generó la promesa del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, de que la ley sería robusta y se aprobaría antes de que terminara este periodo de sesiones, las autoridades entregaron a las organizaciones de víctimas un proyecto de ley escueto y sin la participación de las familias, lo cual habla de que el gobierno sólo finge estar preocupado por el tema.

Para Lucy Díaz, del colectivo Solecito de Veracruz, la iniciativa de ley que les mandó el gobierno resultó un balde de agua fría. Fue impactante e indignante, porque contábamos con que la norma ya estaba a punto de salir de la manera que se requiere. No es un capricho de las víctimas, sino una necesidad para que en México se trabaje el tema con seriedad y profesionalismo.

Uno de los puntos que más incomodó a las organizaciones es que el gobierno pretende dejarlas fuera de las labores de búsqueda, cuando son ellas las que tienen más experiencia en la materia, y cuando además los mismos cuerpos de seguridad oficiales son los responsables de las desapariciones en muchos casos.

Sabemos que hay muchas reticencias de su parte y que el gobierno de México no asume la gravedad del problema. Si va a ser de esta manera, preferiríamos que (la ley) no salga este periodo, porque daría marcha atrás a muchos años de trabajo, indicó.

Share
Bitnami